Esta obra permitirá limitar el acceso a las instalaciones deportivas del Polideportivo para garantizar  su correcto uso y evitar actos vandálicos

El Ayuntamiento de Los Alcázares ha comenzado con el vallado de la instalación municipal que será utilizada a partir de ahora como recinto de fiestas en la zona del Polideportivo.  Con un presupuesto de 37.637 euros, esta actuación pretende delimitar la fachada del Polideportivo que recae hacia la Avenida Joaquín Blume, así como el lateral sur y oeste del mismo para limitar el acceso a las instalaciones de manera, que se garantice el buen uso de las mismas sin que se vuelvan a producir actos de vandalismo.

El muro que cerraba el polideportivo tanto a la Calle Jaén como hacia la

Calle del Sauce colapsó durante las inundaciones del 12 y 13 de septiembre del 2019 debido a la fuerza del torrente de agua y lodo que discurría por esta zona, empujando al muro existente hasta que acabo con su capacidad portante colapsando, dejando esa zona sin delimitación física. Los técnicos municipales explican que “durante esta inundación el muro que cerraba el polideportivo hacia la Avenida Joaquín Blume, sufrió deterioros pero aguantó el empuje del agua, siendo en las inundaciones del 2 y 3 de diciembre cuando acabó por ceder, siendo derribado durante las actuaciones de emergencia, por considerar

que podía producir daños a los viandantes”.

En la actualidad, este cerramiento realizado mediante valla metálica permitirá el paso del agua, en el caso que se produzcan nuevas avenidas, con el objetivo de que consiga resistir el empuje de agua sin provocar embalsamiento de la misma.

Por su parte, el concejal de Festejos del consistorio alcazareño, José Carlos Castejón, ha dicho que, “con esta obra no solo se garantiza la seguridad del  acceso al polideportivo y por lo tanto a la propia instalación, sino que se le comienza dar forma a lo que se comenzará a utilizar como el nuevo recinto de fiestas de Los Alcázares, ofreciendo así un lugar más adecuado para esta función”.